La venta de CatalunyaCaixa a BBVA se formalizará “en los próximos días”

CatalunyaCaixa

CatalunyaCaixa | Europa Press

La venta de CatalunyaCaixa a BBVA se formalizará “en los próximos días”, de forma que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) dará por finalizado el proceso de desinversión en la entidad catalana, ha informado en un comunicado.

Lo ha anunciado después de que CatalunyaCaixa haya ejecutado este miércoles la venta de una cartera de créditos principalmente hipotecarios al grupo inversor estadounidense Blackstone, operación que anunció en julio, por un importe final de 4.123,3 millones de euros.

El precio definitivo se ha fijado “tras la evolución de la cartera desde el cierre de la operación hasta su formalización, y los ajustes del perímetro de la misma”, según ha informado la entidad financiera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Blackstone ha contribuido con 3.598,4 millones, y el FROB con los restantes 524,9 millones, según el reparto previsto, aunque con importes inferiores a los estipulados en julio –3.615 y 572 millones, respectivamente– por la actualización del precio de la operación, cifrada entonces en 4.187 millones.

Según los datos difundidos en julio, la cartera contaba con un valor nominal de 6.392 millones de euros y unas provisiones de 2.205 millones, y la operación supone la transferencia de dicha cartera a un fondo de titulización de activos (FTA).

El FTA emitirá dos tipos de bonos: bonos clase A (senior) que suscribirá Blackstone, y bonos clase B que suscribirá el FROB y subordinados con respecto a los primeros.

FROB

El FROB ha explicado este miércoles que ha procedido a la emisión de bonos simples avalados por el Estado por importe de 520 millones de euros, emisión que ha sido suscrita de manera directa por CatalunyaCaixa como pago por su participación en el fondo de titulización; la diferencia hasta alcanzar los 524,9 millones se ha pagado en efectivo.

Igualmente, la línea de crédito concedida por el FROB al fondo de titulización se ha ajustado a un máximo de 400 millones de euros, en lugar de los 500 millones contemplados inicialmente en la fecha de adjudicación de la cartera.

El FROB ha señalado que no ha concedido “ningún tipo de garantía adicional más allá de las que son práctica habitual en las ventas de carteras en el mercado”.