Popular prevé aumentar el dividendo gradualmente y se centrará en el negocio de consumo en 2015

Banco Popular   El presidente de Banco Popular, Ángel Ron, ha anunciado este lunes la intención de la entidad de aumentar “gradualmente” el reparto del dividendo, después de retornar este ejercicio al dividendo en efectivo combinado con ‘scrip’, y la potenciación del negocio de consumo.

Durante la celebración de la junta de accionistas, que ha tenido lugar en Madrid, Ron ha indicado que mediante la potenciación de este negocio, el banco espera un “significativo” incremento de los ingresos a través de la participación de la ‘joint venture’ que ha iniciado con Varde Partners tras la compra del negocio minorista y de tarjetas de Citibank en España.

En este sentido, la entidad estima que para este ejercicio la contribución del área de tarjetas al beneficio del grupo sea de un 32% (cerca de 41 millones de euros) más de lo que aportaba este negocio antes del acuerdo estratégico. “Nuestra previsión a este respecto es que pueda llegar a duplicar entornos para Popular en un plazo aproximado de cinco años”, ha adelantado.

Dividendo

La entidad también tiene previsto avanzar “gradualmente” hacia una política de mayor reparto de dividendo en efectivo, “teniendo en cuenta el entorno y manteniendo una gestión prudente del capital”.

El consejo de administración de la entidad ha aprobado hoy un dividendo complementario para el ejercicio de 2014 de 1,8 céntimos de euro en ‘scrip’, lo que supone una mejora acumulada del 48% sobre el de 2013. Además, tiene previsto proponer como primer pago a cuenta de 2015 el abono de 2 céntimos en efectivo.

“Iremos combinando en el futuro pagos en ‘scrip’ con un mayor peso del dividendo en efectivo, de forma prudente y progresiva”, ha señalado.

Por otra parte, Ron ha visto posible un ligero crecimiento del crédito neto a lo largo de 2015 si se mantienen las cifras de la nueva producción y el crecimiento económico favorable.

Mejorar la rentabilidad

Ron, que ha destacado que Banco Popular cuenta con un posición de capital fuerte, prevé una mejora orgánica en la generación del mismo debido al crecimiento de los beneficios y a la mejora de la calidad de los activos, que se verá acelerada por la venta de activos no rentables.

Según ha precisado, esos excesos irán destinados a negocios de mejor ROE (rentabilidad sobre recursos propios), es decir, pymes y consumo. De este modo, buscan alcanzar en el menor tiempo posible, y en función de la evolución de la economía y de la regulación, un ROE “por encima del coste de capital”.

Popular se cree capaz de afrontar la presión competitiva tras haber crecido en volúmenes con pymes en el año pasado y teniendo en cuenta que la nueva producción tiene tipos estables. “Contamos con el margen de intereses más alto del sector”, ha destacado.

Ron también ha augurado una desaceleración de la devolución de la deuda efectuada por las familias y empresas a lo largo del año por la mejora macroeconómica, unida al esfuerzo del sector privado y al incentivo a prestar que suponen los tipos de interés bajos.

El banco también espera una reducción de provisiones respecto a 2014 “en una senda hacia la normalización del coste del riesgo”, y una reducción de sus costes después de haber puesto en marcha un plan para ejecutar una recorte del 10% de los gastos respecto a los registrados el ejercicio anterior.

Finalmente, Ron ha apostado por la tecnología como complemento de la red de sucursales y ha manifestado que la rentabilidad del negocio sigue estando en las oficinas. “En materia tecnológica, lo más importante no es llegar primero, sino ofrecer un servicio de calidad desde el primer momento. Quedarse atrás sería un error estratégico y no estar a la altura de lo que se promete carece de sentido”, ha agregado.