Repsol cierra esta semana la integración de Talisman y abre nueva etapa

Repsol avioneta

Patrulla Bravo3 Repsol | Ángel Ferrer

Repsol cerrará esta semana, el viernes 8 de mayo, la compra de la petrolera canadiense Talisman, una vez se produzca el intercambio de documentos finales habitual en este tipo de transacciones, abriendo así una nueva etapa transformadora para la compañía.

La operación cristalizará así casi cinco meses después de su anuncio el pasado mes de diciembre, tras el cumplimiento de todos los requisitos acordados por las partes para la realización de la transacción, una vez que son necesarias aprobaciones regulatorias adicionales ni consentimientos de terceros para su cierre.

De esta manera, Repsol comprará la compañía por más de 10.000 millones de euros y habrá completado con éxito una de las mayores adquisiciones de una empresa extranjera por parte de otra española de los últimos cinco años.

Además, con la integración de Talisman se concretará la nueva estructura organizativa de Repsol, en la que Josu Jon Imaz contará con todas las funciones ejecutivas.

La adquisición de Talisman constituye de una operación “transformadora”, según indicó el presidente de Repsol, Antonio Brufau, en la Junta General de accionistas, que convertirá al grupo petrolero en uno de los actores más importantes del sector energético internacional y le permitirá crecer como compañía y reforzar su carácter como empresa energética “integrada y con un proyecto sólido y competitivo”.

En concreto, la compra ha obtenido el visto bueno de la junta de accionistas de Talisman y de la Comisión Europea, que la autorizó sin condiciones tras constatar que no tendrá un impacto negativo sobre la competencia en el mercado comunitario.

Esta adquisición permitirá a Repsol situarse entre las 15 compañías petroleras privadas más importantes del mundo, con presencia en más de 40 países y con más de 27.000 empleados.

Igualmente, situará a la petrolera española como uno de los principales grupos energéticos privados del mundo e incorporará una cartera de activos de alta calidad y potencial, en países de la OCDE.

Aumenta su peso en norteamérica

Así, Norteamérica aumentará su peso en Repsol, al suponer casi el 50% del capital empleado en el área de exploración y producción de hidrocarburos de la compañía, mientras que el de Latinoamérica será del 22%.

Asimismo, el grupo resultante de la operación incrementará su producción en un 85%, para superar los 650.000 barriles equivalentes de petróleo al día, y aumentará el volumen de reservas un 47%, hasta alcanzar los 2.270 millones de barriles equivalentes de petróleo.

La transacción consolida, además, el negocio de ‘upstream’ como la principal área de desarrollo durante los próximos años. El capital empleado en este área pasará a representar el 56% del total del grupo, frente al 35% actual.

Adicionalmente, la gestión conjunta de activos supondrá unas sinergias de más de 200 millones de euros al año, fundamentalmente por la optimización de funciones, gestión del portafolio de negocios y exploración, una mayor capacidad de comercialización en Norteamérica y la aplicación de tecnología y las mejores prácticas operativas.