UBS-Plaza-Financiera-Zurich   El banco suizo UBS ha logrado un beneficio neto atribuido de 3.571 millones de francos suizos (3.413 millones de euros) al cierre del ejercicio 2014, lo que representa un avance del 12,5% con respecto al año anterior, según ha informado la entidad, que ha elevado un 100% el dividendo ordinario a distribuir entre sus accionistas.

La cifra de negocio operativa del mayor banco suizo alcanzó en el conjunto del pasado ejercicio los 28.027 millones de francos suizos (26.789 millones de euros), un 1% por encima del resultado del año precedente.

En el cuarto trimestre, UBS obtuvo un beneficio atribuido de 963 millones de francos suizos (921 millones de euros), un 5% más que en el mismo periodo de 2013, mientras su cifra de negocio aumentó un 7%, hasta 6.746 millones de francos (6.450 millones de euros).

La entidad helvética propondrá el reparto de un dividendo ordinario de 0,50 francos suizos correspondiente al ejercicio 2014, lo que implica un incremento del 100% de la retribución a los accionistas de UBS y una ratio de ‘payout’ del 53%.

Por otro lado, UBS precisó que el volumen de sus activos de riesgo al cierre del ejercicio sumó 216.000 millones de francos suizos (206.419 millones de euros), frente al objetivo para finales de 2015 de 215.000 millones de francos suizos (205.464 millones de euros).

El presidente de UBS, Axel Weber, y el consejero delegado de la entidad, Sergio Ermotti, advirtieron de que aún persisten la mayor parte de los riesgos geopolíticos, incluyendo unas perspectivas de crecimiento mixtas y la ausencia de mejoras creíbles de cuestiones por resolver en Europa.

“Además, los recientes movimientos del Banco Nacional de Suiza y el Banco Central Europeo han añadido desafíos adicionales a los mercados financieros y, especialmente, a las entidades de servicios financieros en Suiza”, añadieron.

En este sentido, los dos directivos de UBS subrayaron que la revalorización del franco suizo en relación a otras divisas, particularmente el dólar y el euro, y los tipos de interés negativos en la eurozona y Suiza, “añadirán presión a la rentabilidad de la entidad y, de persistir, sobre el cumplimiento de algunos de los objetivos fijados”.