Tormenta

Porthcawl – Sunrise @ High Tide | Gareth Thompson

Las Bolsas han rebotado en las dos últimas semanas y a medida que transcurre octubre cada movimiento es más y más trascendente de cara a la propia terminación del año. Y si tuviéramos que arriesgar, diríamos que el año va a culminar plano pero si hubiera que mojarse sobre qué es lo que va a suceder desde aquí hasta el 31 de diciembre, pues estimaríamos que no hemos visto los mínimos del año aún. En ese escenario, el banco de inversión Goldman Sachs lanza una bomba y nos advierte de que viene la tercera ola de la crisis financiera global.

La primera ola de la crisis financiera global la señalan entre 2007 y 2009 con la crisis del mercado inmobiliario norteamericano, la segunda entre 2010 y 2012 con la crisis de deuda soberana europea y la tercera -que ya habría comenzado- la caracterizan como una crisis de los países emergentes.

Los chicos de Lloyd Blankstein, recientemente diagnosticado con un cáncer pero en fase temprana y curable,  hablan de que esta nueva ola se caracteriza por precios de las materias primas muy bajos, estancamiento del crecimiento en China y baja inflación mundial.

Como resalta businessinsider.com, los analistas de Goldman Sachs dirigidos por Peter Oppenheimer, indican que el “triplete” tiene su origen en el colapso bancario pero que en definitiva todo es parte del superciclo de deuda de las últimas décadas.

Los bancos centrales se apresuraron a bajas los tipos de interés debido a las dos primeras olas, alentando a prestar en los mercados emergentes a fin de obtener un rendimiento por encima de las tasas cercanas a cero.

Pero ahora que desde la Reserva Federal de Estados Unidos amagan a subir tipos y los inversores buscan la puerta de salida, retirándose de los emergentes y tumbando a esas economías. De allí surge que las “olas” están vinculadas. En el argot surfero se diría que son un “set”.

La influencia creciente de China también es fruto de la bajada de los tipos de interés, según Oppenheimer, quien indica que combinado ello con el intento de transformación de China (hacia una economía de servicios), tenemos una nueva crisis.

Sin pelos en la lengua. la nota de Goldman Sachs derrocha preocupación y habla además de la posibilidad de que sigan desarrollándose “las fuerzas deflacionarias“.

El que los inversores se retiren ante el desincentivo de la subida de tipos, provoca que las empresas de esos mercados emergentes no puedan conseguir financiación fácil, el crédito sea más caro, no se alimente la rueda de la economía y finalmente se provoque una “desaceleración”… ahora de la economía mundial.

El colapso de los mercados emergentes podría afectar a Europa en el peor momento, cuando se habla de recuperación, al igual que la crisis de deuda soberana de Europa hizo tambalear la recuperación económica de Estados Unidos en 2010 y 2011, según el analista.

Desde el banco de inversión sostienen que “mientras no se computen las pérdidas” no habrá terminado la crisis.

Es decir, habrá que drenar el exceso de crédito en los mercados emergentes. Un proceso muy doloroso.

Allí es donde nos encontramos y existe un abanico de opiniones sobre la intensidad y posibilidad (o no) de que los emergentes terminen contagiando a las economías desarrolladas.

Este es el gráfico que presenta Goldman Sachs en su informe y que hace especial referencia a “la tercera ola“. Comparte y ayúdanos a que nos de ganas de contarte más cosas.[sociallocker id=16525]

Goldman Sachs advierte de la tercera crisis fiannciera global

[/sociallocker] Os invitamos a nuestros servicios de análisis técnico para analizar los gráficos al detalle y sacarle provecho a los movimientos de la bolsa.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.