La rentabilidad de los fondos de pensiones supera a la de los fondos de inversión, según un estudio

rentabilidad   La rentabilidad de los fondos de pensiones supera a la de los fondos de inversión, según el estudio ’10 años de ahorro colectivo en España’ elaborado por Esade y Mercer, que pone de manifiesto que los promedios de rentabilidades brutas de los fondos de inversión, de los fondos de pensiones individuales y de empleo se han situado entre los 4,2% y 4,7%, mientras que la rentabilidad neta de los fondos de pensiones de empleo (3,9%), es prácticamente un 1% superior a la de los otros dos productos debido a las menores comisiones.

“Las comisiones acaban siendo el elemento diferencial de las rentabilidades a largo plazo de estos productos de ahorro”, ha señalado el profesor del Departamento de Economía, Finanzas y Contabilidad de ESADE y coautor del estudio, Jordi Fabregat.

A pesar de las similitudes de riesgo entre los fondos de pensiones individuales y los fondos de inversión, existe una “gran dispersión” en las rentabilidades que pone de relieve la importancia de la calidad de la gestión de la inversiones, más que cualquier otro incentivo a corto plazo, señalan los autores.

Según el estudio, no se demuestra que los planes de pensiones estén aprovechando su teórico mayor plazo de inversión para asumir un nivel mayor de riesgo y buscar una mayor rentabilidad. Del mismo modo, tampoco se demuestra una menor rentabilidad de los fondos de inversión por la mayor liquidez inherente en estos productos.

Tasa de ahorro

En cuanto a la tasa de ahorro, España se encuentra “ligeramente” por debajo de la media europea (10,4% frente al 11%), aunque la estructura del ahorro de las familias españolas es diferente y está muy concentrada en los activos no financieros, de los cuales la mayor parte corresponde al sector inmobiliario. Además, implica que su riqueza está concentrada en unos activos menos elásticos a la oferta y demanda.

El director del Área de Inversiones de Mercer, Xavier Bellavista, ha señalado que la importante bajada de precios del sector inmobiliario y su lenta recuperación “ha provocado que las familias españolas hayan visto mermada su riqueza de forma rápida, pero en cambio tardará previsiblemente bastante más tiempo en recuperarse”.

Por el contrario, en otras economías como la de Estados Unidos, el efecto riqueza y su impacto en el ciclo económico se está comportando de forma inversa a la situación española.

En la composición de la cartera de activos financieros, destaca el perfil conservador del inversor español, siendo los depósitos bancarios el producto más utilizado con un 42% del total en el ejercicio 2013. Los fondos de inversión y los fondos de pensiones, en cambio, pesan sólo un 12%.

Suscripciones

Según el estudio, desde 2006 hasta 2012 se han registrado suscripciones netas de fondos de inversión en España negativas, siendo en 2008 el ejercicio más negativo con un saldo negativo de 57 millones de euros. En 2013, por lo contrario, se produjo un cambio de tendencia.

El envejecimiento de la población española y las economías desarrolladas en general hace que cada vez el ahorro privado sea más importante. Así, mientras el patrimonio gestionado en fondos de inversión decrece un 11% en el periodo de análisis del estudio, el de los fondos de pensiones en España crece un 57%.