Euro   Los inversores sacaron de España 800 millones de euros en febrero, doce veces menos que las salidas por importe de 9.600 millones de euros registradas en el mismo mes de 2014, según la balanza de pagos que publica el Banco de España.

La salida o entrada de capitales es un saldo que resulta de tener en cuenta lo que los inversores españoles invierten fuera del país y lo que los extranjeros destinan a España en ese mismo mes.

En el desglose de los datos, los 800 millones que se sacaron en España en febrero se deben, principalmente, a los 400 millones de euros que salieron del país por inversiones directas, los 8.500 millones que salieron en inversiones en cartera y los 500 millones por derivados financieros.

Sin embargo, estas salidas se vieron prácticamente compensadas por la entrada de 8.500 millones de euros por otras inversiones (préstamos, repos y depósitos, principalmente) y 300 millones de euros por inversiones directas.

Las salidas netas de las inversiones en cartera se debieron esencialmente a los incrementos de activos (inversiones de residentes en el exterior). En sentido contrario, las entradas de otras inversiones se debieron tanto a la disminución en los activos (desinversiones de residentes en el exterior) como del aumento de los pasivos (inversiones de no residentes).

De esta forma, la posición deudora neta del Banco de España frente al exterior registró en febrero de 2015 una disminución por importe de 2.700 millones de euros.

   Durante el pasado año, los inversores sacaron de España 8.200 millones de euros, frente a las inversiones por importe de 73.600 millones de euros que realizaron durante el ejercicio 2013, gracias a la mejora de la economía española y la mayor confianza en la misma, que llevó a los mercados a inyectar esta cantidad en España después de que en 2012 sacaran 173.191 millones de euros.