Edificio de Moody´s

Edificio de Moody´s | ian

La agencia de calificación crediticia Moody’s ha introducido una nueva metodología para la valoración del sector bancario, que, junto a la expectativa de una menor probabilidad de apoyo por parte de los gobiernos a las entidades europeas, se traduce en una masiva revisión de los ratings de la banca mundial, incluyendo las entidades españolas.

En concreto, las calificaciones afectadas por las modificaciones en los criterios introducidas por Moody’s se concentran en los ratings de los depósitos a largo y corto plazo, así como en la calificación de la deuda senior y la perspectiva de los emisores.

Las modificaciones afectan en mayor o menor medida a 1.021 de las 1.934 entidades calificadas por Moody’s. Entre los cambios se incluyen 84 mejoras de la valoración crediticia de base (BCA) y 63 rebajas, así como 314 mejoras del rating de depósitos a largo plazo y 96 rebajas.

Además, la agencia ha puesto en revisión para una subida la nota de la deuda senior de 214 entidades y para una rebaja en el caso de otras 212.

“Estas revisiones están motivadas por nuestra nueva metodología, que confiamos en que nos permitirá reflejar apropiadamente la rapida evolución del entorno bancario y su continuo desarrollo”, indicó Greg Bauer, codirector de banca global de Moody’s.

Asimismo, Moody’s ha rebajado sus expectativas sobre la probabilidad de que los bancos europeos reciban apoyo por parte de los gobiernos como consecuencia de la introducción de la nueva directiva europea sobre rescates y liquidación de entidades.

“Nuestra aproximación fundamental a los ratings de los bancos no ha cambiado de forma significativa, pero hemos introducido una serie de nuevas herramientas para mejorar nuestro análisis, lo que ha dado como resultado estas revisiones de ratings”, añadió Bauer.

Cambios en las entidades españolas

Los cambios metodológicos introducidos por la agencia se han traducido en la puesta en revisión para una posible mejora de los ratings de depositos a largo plazo, de la deuda senior y la pespectiva de emisión de Banco Popular, Caixabank, Banco Sabadell, BBVA, Banco Cooperativo y Santander.

En el caso de Bankinter, los cambios suponen la posibilidad de una mejora en la nota de los depósitos a largo plazo y de la perspectiva emisora, mientras que la deuda senior ha quedado en revisión a la baja.

Por su parte, la nueva metodología de Moody’s ha supuesto que los ratings de depósitos a largo plazo, deuda senior y la perspectiva de emisión de Bankia, Kutxabank y Liberbank pasen a estar en revisión para una posible rebaja.