Salto del caballo

Show Jumping | Patrick Bouquet

Estamos siendo invadidos por datos positivos, noticias que los realzan y deseos de aun mejores perspectivas. Hay esperanza de que la crisis se haya resuelto por sí misma. Pero si hay algo que debe estar claro, es que los políticos y banqueros de moda tienen por deformación profesional la obligación de tener poca memoria… pero nosotros no.

Este viernes publicábamos en Plaza Financiera que Janet Yellen, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos dijo en una reunión con senadores norteamericanos  que es “muy optimista”, agregando además que la economía está mejorando y que prácticamente lo único que le preocupa es “la situación exterior”. Debemos pensar que habla de nosotros, los europeos.

Janet Yellen

Janet Yellen | International Moneraty Fund

Dijo también Janet Yellen, que “la FED se ha centrado durante mucho tiempo en asegurar que los bancos mantengan un capital adecuado, y de monitorear y administrar los riesgos con cuidado. Como consecuencia de ello, los bancos están bien posicionados para capear una crisis financiera”.

Si bien la primer cita es actual, la inmediata anterior no es de esta semana sino de septiembre de 2007. En octubre de ese año el Dow Jones hizo máximos históricos y posteriormente cayó un 53% determinando el segundo peor crash de la historia de la bolsa norteamericana, desencadenándose una crisis financiera para muchos letal.

En 2008 debieron rescatar a los mayores bancos de Wall Street y tuvieron que dejar caer a Lehman Brothers.

Y es que hay datos demasiado buenos y mucha euforia, especialmente entre los políticos, que se han salido con la suya gracias a operaciones de “marketing” y han contagiado confianza a fuerza de repetir lo que no es. Por ejemplo, la confianza económica en España arranca 2015 en máximos desde 2007.

Es bueno ser optimista, por supuesto, pero cuando se lo es por demás… en los mercados suele provocar un efecto completamente diferente al que marca la lógica. De hecho, los datos de confianza nos dicen que estuvimos “así de bien” en 2007, es decir, en la previa a una crisis que algunos dicen que aun no superamos.

Bomberos en accidente de coches

Firefighters at Accident | Kristin Nador

En efecto, demasiado optimismo relaja, hace que nos descuidemos e incluso “mata”, sin ser ello una metáfora. El exceso de confianza ha provocado más víctimas que todos los atentados terroristas juntos. Suele ser el desencadenante de todo tipo de accidentes, de problemas financieros, personales y de salud. Creo que lo sabes, aunque justamente por exceso de confianza, confías en que “no sea para tanto”.

En los mercados alcistas se tiene estas lecturas de confianza en los techos o en un mercado alcista “muy fuerte” y “persistente”. Pero es probable que no estemos en lo segundo aunque no podamos afirmar lo primero (aun), sin perjuicio de intuirlo sobradamente.

También es probable que estemos transitando una crisis mucho más larga de lo que soporta una legislatura.

De allí que los políticos crean que los ciclos se tienen que ajustar a sus tiempos, aunque es realmente al revés, como cualquiera (menos los políticos) entiende aplicando el sentido común.

Como este es un comentario de opinión, cabe expresar que no estamos de acuerdo como muchos análisis de datos que publicamos en Plaza Financiera, sin perjuicio de que esas noticias son obviamente auténticas.

A pesar de fríos datos optimistas, sabemos que son producto de la creciente desigualdad, de cálculos maquillados y estadísticas parciales que no tienen en cuenta a mucha gente… entre otras anomalías también típicas de los mercados bajistas como fácilmente se puede deducir.

Nos asombra también que se haya activado este último viernes de enero un mega proyecto inmobiliario en la Comunidad de Madrid, ya que si hacía falta algo, era el olvidarnos de que seguimos padeciendo los efectos de una burbuja inmobiliaria.

Burbuja inmobiliaria que si no se ha pinchado más, es porque las propiedades han caído de precio “un poco” y aun queriendo venderlas no es posible que sus dueños las saquen a mercado porque las hipotecas que tienen son mayores al precio de mercado. Nos referimos a los dueños “personas”, y no a los dueños “bancos”.

Efectivamente, se ha lanzado el proyecto Distrito Castellana Norte, antigua “operación Chamartín”. Un emprendimiento de 17.000 viviendas, y se habla de “garantía” a pesar de su dimensión.

Cuatro Torres Business Area Madrid

Cuatro Torres Business Area | Ferrando

Se trata de anuncios típicos de picos de mercado, como el de las cuatro torres de la Castellana que no por casualidad comenzaron a construirse en plena burbuja y se culminaron en 2007, cuando la burbuja inmobiliaria comenzó a estallar y cuando los datos de confianza, eran como los de hoy.

Los ejemplos de excesos están por todas partes y sólo hay que saber observar, preferiblemente desde la distancia.

En definitiva, este artículo es un llamado  a observar con detenimiento lo que nos rodea, las palabras grandilocuentes, los anuncios fastuosos, la confianza excesiva.

No sea cosa que volvamos a cometer los errores de un pasado que parece que fue ayer.

Porque efectivamente… fue ayer.

_________________________________________________________

Ampliación: Gracias a este artículo el autor ha sido contribuidor principal en el grupo de Linkedin “Directivos de España“, un grupo con más de 50 mil miembros al que estáis invitados/as. Podéis hacer clic en la imagen para ir al mismo. Muchas gracias.

Grupo-Directivos-de-España

Fernando Damián
Fernando Damián
Fernando Damián | Analista técnico de bolsa y divisas, especulador profesional en los mercados financieros y licenciado en derecho. Director de Plaza Financiera. Y lo más importante: Esposo de Solange y papá de Donatella.