Sumo

Sumo – 2004 Fukuoka Basho | Julian

El consejo de política monetaria del Banco de Japón ha decidido “por mayoría” mantener intactas sus políticas de estímulo de cara a lograr su objetivo de elevar la inflación al 2% en su última reunión, tras la que ha señalado que la economía del país continuará recuperándose “moderadamente”.

De este modo, la institución continuará comprando bonos del Tesoro y otros valores con el objetivo de incrementar la base monetaria a un ritmo anual de entre 80 billones de yenes (593.065 millones de euros), ya que, en su opinión, la flexibilización cualitativa y cuantitativa (QQE) “ha estado ejerciendo los efectos deseados”.

“El banco continuará con las medidas de alivio monetario cuantitativo y cualitativo, dirigida a lograr el objetivo de estabilidad de precios del 2% tanto tiempo como sea necesario para mantenerlo de forma estable. Examinará tanto los riesgos al alza como a la baja para la actividad económica y los precios y hará los ajustes apropiados”, asegura.

La decisión de política monetaria adoptada este viernes por la institución presidida por Haruhiko Kuroda ha contado con el voto a favor de ocho miembros del consejo y con un voto en contra.

Respecto a su análisis macroeconómico, el Banco de Japón destaca que la economía japonesa ha seguido recuperándose “moderadamente” gracias a la resistencia del consumo privado, en un contexto de mejora de lo ingresos y el empleo, y al “moderado incremento” de la inversión empresarial fija.

Por su parte, el gasto público entró en una moderada tendencia a la baja, aunque sigue en un nivel elevado, al mismo tiempo que repuntó la producción industrial y el sector de la construcción inició su mejora tras tocar fondo.

Asimismo, señala que la economía mundial prosigue con su recuperación, principalmente en los países avanzados, aunque con un comportamiento que, en parte, sigue siendo aún “mediocre”. En este contexto, las exportaciones han repuntado.

Respecto a los riesgos para la perspectiva económica, la institución menciona la evolución de las economías emergentes y exportadoras de materias primas, el ritmo de recuperación de la economía estadounidense y las perspectivas sobre la crisis de deuda, los precios y el impulso de la actividad económica en Europa.

En este contexto, el Banco de Japón espera que la economía nipona continúe con su “moderada recuperándose moderadamente” y que la inflación interanual se mantenga en torno al 0% durante un tiempo por los efectos del descenso de los precios de la energía.