El Banco de Inglaterra mantiene los tipos enfriando las perspectivas de inflación

Mark Carney

Mark Carney | www.bankofengland.co.uk

El Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE

) ha decidido mantener sin cambios los tipos de interés en el 0,50%, así como el alcance de su plan de compra de activos, que asciende a 375.000 millones de libras (536.840 millones de euros).

De este modo, el instituto emisor británico mantiene estables los tipos de interés de la libra esterlina desde el 5 de marzo de 2009, fecha en la que también estableció un programa de compra de activos mediante la emisión de reservas, que ha sido ampliado sucesivamente hasta alcanzar su actual volumen en julio de 2012.

Los miembros del Comité de Política Monetaria del BoE adoptaron la decisión de mantener los tipos de interés por una mayoría de 8 a 1, mientras que la determinación de no variar su programa de estímulos monetarios se adoptó por unanimidad.

El BoE ha indicado que, aunque la mayoría de miembros del Comité consideró apropiada la actual política monetaria de la entidad, Ian McCafferty se mostró partidario de elevar los tipos de interés en 25 puntos básicos al considerar que el aumento de la demanda y las presiones salariales podrían ser mayores de lo previsto.

No obstante, la entidad subrayó que “todos los miembros coinciden en que, dada la probable persistencia de vientos en contra que lastran la economía, cuando la tasa comience a subir se espera que lo haga de manera más gradual y a un menor nivel que en ciclos recientes”.

La economía de Reino Unido experimentó en el segundo trimestre del año una expansión del 0,7%, tres décimas por encima del dato de los tres primeros meses, mientras que la tasa interanual de inflación se situó en el 0%.

En este sentido, el Banco de Inglaterra señala que alrededor de tres cuartas partes de la desviación del IPC con respecto al objetivo de estabilidad de la entidad del 2% se explican por la contribución inusualmente baja de la energía y los alimentos, así como de otros productos importados.

Carta del Gobernador

De este modo, el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, apunta en la carta remitida al ministro de Hacienda, George Osborne, que la institución prevé que la inflación se mantenga durante los próximos meses cerca de los niveles actuales.

“Así que probablemente tendré que escribirle más cartas en los meses venideros”, señala Carney en referencia a la obligación del gobernador del Banco de Inglaterra de explicar al Tesoro mediante una carta abierta las desviaciones de más de 100 puntos básicos del objetivo de inflación.

En este sentido, el gobernador del BoE añade que espera que el impacto sobre los precios de las bajadas de alimentos y energía se relaje en 2016, aunque señala que intentar devolver la inflación al 2% en un horizonte a corto plazo semejante implicaría sustanciales cambios de la política monetaria que implicarían riesgos innecesarios para la economía.

“La política monetaria requiere tiempo para afectar a la economía. Su máximo efecto se produce generalmente con un retraso generalmente estimado entre 18 y 24 meses”, subraya el banquero.

Enfría las perspectivas de inflación

Por otro lado, el informe de inflación publicado por el Banco de Inglaterra contiene unas perspectivas algo más moderadas en cuanto a la evolución de los precios, que subirían en 2015 un 0,3%, en vez del 0,6% previsto anteriormente, según el promedio de estimaciones de la entidad, mientras que en 2016 los precios subirían un 1,5%, una décima menos de lo estimado con anterioridad.

En cuanto al Producto Interior Bruto (PIB), el Banco de Inglaterra ha mejorado sus proyecciones de crecimiento para este año, hasta un promedio del 2,8% desde el anterior 2,5% y ha mantenido la perspectiva para 2016 en un crecimiento del 2,6% del PIB.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.