El Banco de Inglaterra vota por unanimidad mantener los tipos en el 0,5%

Banco de Inglaterra (BoE)

BanK of England | Steve W

El Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE) ha mantenido por cuarto mes consecutivo la unanimidad en su reunión de abril, ya que todos sus miembros se mostraron a favor de mantener los tipos de interés en su actual el mínimo histórico del 0,5%.

Según recogen las actas de la última reunión del Comité de Política Monetaria, todos los miembros se mostraron de acuerdo en que era “adecuado” mantener sin cambios los tipos en el 0,5% en el contexto actual.

Sin embargo, para dos de los miembros, la decisión inmediata de mantener los tipos en el nivel donde permanecen desde el 5 de marzo de 2009 estaba “bien equilibrada” en el mes de abril.

Respecto a la evolución futura de los tipos, hubo diversidad de opiniones en el comité, pero todos los miembros consideraron que lo más probable es que haya una subida de los tipos de interés en los próximos tres años.

Asimismo, los nueve miembros del Comité apoyaron una reunión más mantener sin cambios el plan de compra de activos de la institución, cuyo importe asciende a 375.000 millones de libras (523.690 millones de euros).

En su análisis del contexto económico, subraya que, aunque es prematuro ser optimista, una sucesión de buenos datos sugieren que el crecimiento de la eurozona está repuntado apoyado por varios factores, como las mejores condiciones crediticias, la recuperación de la confianza, los menores precios del crudo, la política monetaria acomodaticia y la debilidad del euro.

“Si se mantiene este crecimiento más fuerte en la eurozona, sería beneficioso para la economía del Reino Unido, incluso teniendo en cuenta cualquier influencia que pueda tener el plan de compra de activos del Banco Central Europeo (BCE) en los tipos de cambios”, añade.

Por otro lado, el Banco de Inglaterra constata que se ha registrado “cierta estabilización” de las expectativas a largo plazo y la mayoría de los indicadores a largo plazo creen que estará en torno al objetivo del 2%.

Sin embargo, advierte de que todavía existe el riesgo de que la presiones a la baja en los precios persistan durante un mayor tiempo de que lo que sería adecuado para llevar la inflación de nuevo a su objetivo en los próximos dos años.