El fondo de rescate europeo (MEdE) da luz verde al rescate de Grecia y al primer tramo de ayuda

Parthenon Grecia

Parthenon at Sunset | Robert Wallace

La Junta de Gobernadores del Fondo de Estabilidad Europeo (MEdE), compuesto por los ministros de Finanzas de la eurozona, ha dado luz verde este miércoles al nuevo rescate de hasta 86.000 millones de euros acordado para Grecia por el Eurogrupo el pasado viernes para un periodo de tres años.

“Hoy los países de la eurozona han mandado al MEdE que haga disponibles un máximo de 86.000 millones de euros para financiar a Grecia. Por supuesto, este programa, durante los próximo tres años, lleva aparejado condiciones estrictas”, ha explicado el presidente del Eurogrupo y presidente de la Junta de Gobernadores del MEdE, Jeroen Dijsselbloem.

La cantidad “precisa” final del rescate del fondo de rescate europeo “dependerá de la decisión del Fondo Monetario Internacional sobre el alcance de su participación en la financiación del programa”, decisión que tomará una vez se complete la primera revisión del programa, en octubre, según ha precisado el MEdE en un comunicado.

También dependerá del éxito de Grecia a la hora de aplicar las reformas, diseñadas para garantizar la vuelta de Grecia a los mercados para financiarse “a un precio razonable, antes de que concluya en programa”, en agosto de 2018 y de los ingresos de las privatizaciones de activos griegos, que podría reducir de manera “adicional” el monto de la ayuda necesaria.

Los fondos del rescate europeo contribuirán a gastos presupuestarios de Grecia, cubrir vencimientos y crear colchones de liquidez, refinanciar la deuda griega y para recapitalizar el sector bancario griego.

Queda mucho trabajo por delante, difícil

Dijsselbloem ha defendido que “las condiciones tienen por objetivo crear finanzas públicas y una administración saneadas, abordar la economía y los problemas en el sector financiero” en Grecia y aunque ha reconocido que “el Gobierno griego ya ha tomado algunos primeros pasos creíbles” en las reformas exigidas a cambio de la ayuda europea que “mucho trabajo” por delante.

“Todavía queda mucho trabajo que hacer para estabilizar la economía en Grecia y la vuelta a la confianza en Grecia y en la Eurozona. Tenemos mucho trabajo por hacer en los próximos años, pero creo que las decisiones que se han tomado en las últimas semanas y, especialmente hoy, son un gran paso en esta dirección”, ha precisado el holandés en una declaración al término de la teleconferencia de los ministros de Finanzas, que ha arrancado a las 19.00 horas.

Dijsselbloem ha asegurado en un comunicado posterior que el acuerdo “ofrece una perspectiva para la economía griega y una base para el crecimiento durable” en Grecia pero “no va a ser fácil” aplicarlo. “Seguramente nos enfrentaremos a problemas en los próximos años, pero confío en que podremos resolverlos”, ha explicado, dejando claro que vigilarán las reformas prometidas “de cerca”.

El visto bueno del rescate a Grecia por parte de los accionistas del fondo de rescate europeo ha sido posible este miércoles después de que los Parlamentos nacionales de los Estados miembros que debían dar el visto bueno al rescate lo han dado, entre ellos el alemán, el holandés y el finlandés.

Primer Tramo, para el jueves

La Junta de Directores del fondo de rescate europeo también ha dado luz verde este miércoles al primer tramo del rescate para Grecia, que se eleva a 26.000 millones de euros, aunque sólo se desembolsarán a Atenas en metálico 13.000 millones este jueves, a tiempo para cubrir un vencimiento de 3.200 millones de euros con el Banco Central Europeo, según han confirmado fuentes europeas a Europa Press.

Los 13.000 millones de euros servirán para cubrir vencimientos y también para devolver a los estados miembros el préstamo urgente de 7.160 millones de euros que concedieron a Grecia el pasado julio.

El MEdE también transferirá este jueves, a una cuenta propia en Luxemburgo, 10.000 millones de euros destinados al plan de recapitalización de la banca griega, que contará con un máximo de 25.000 millones de euros del rescate y que se espera que se finalice antes de que acabe el año.

Otros 3.000 millones de euros del primer tramo de 26.000 millones de euros en total acordado por el Eurogrupo el viernes pasado se entregarán entre septiembre y octubre para que las autoridades helenas respeten pagos internos, incluidos sueldos y pensiones.

El rescate a Grecia pactado prevé la creación de un fondo de privatizaciones de hasta 50.000 millones de euros, de los cuáles el 50% servirá para la recapitalización de los bancos y el resto, a partes iguales, contribuirá a reducir la deuda helena y a inversiones para apuntalar el crecimiento económico en el país.

La Junta de Gobernadores ha dado luz verde este miércoles en concreto al denominado Acuerdo de Facilidad Financiera con Grecia, el contrato del préstamo por un máximo de 86.000 millones de euros en tres años, que ahora firmarán el ministro de Finanzas griego, Euclid Tsakalotos, y el director gerente del Mecanismo de Estabilidad Financiero, Klaus Regling.

Condiciones, reformas por ayuda

También ha aprobado el Memorando de Entendimiento que fija las reformas y medidas que Grecia ha acordado llevar a cabo a cambio de la ayuda y que será firmado por la Comisión Europea en nombre del fondo de rescate europeo y el ministro de Finanzas griego.

Regling, que el viernes avanzó que el vencimiento “medio” de los préstamos a Grecia sería de 32,5 años a un tipo de interés de “alrededor del 1%”, ha confiado en que el acuerdo “permitirá a Grecia superar la marea y seguir el éxito de otros Estados miembro de la eurozona que se han beneficiado” de rescates europeos y ha recordado que el memorando de Grecia incluye las reformas de pensiones y de fiscal “muy necesarias desde hace tiempo”, así como “reformas estructurales para estimular el crecimiento y la inversión, un programa de privatizaciones reforzado” y medidas para hacer “más eficiente” la administración helena.

“El MEdE hará que estas reformas sean posibles, garantizando la financiación al Gobierno griego en condiciones que le den la flexibilidad presupuestaria, a la vez que un colchón para el sector bancario griego, para que pueda apoyar la recuperación económica durable”, ha concluido en un comunicado.