Tsipras asegura que Grecia no tiene problemas de liquidez y no aplicará medidas de austeridad

bandera griega

Greek Flag | Curtis Perry

El primer ministro heleno, Alexis Tsipras, ha asegurado este viernes que Grecia no tiene ningún problema de liquidez a corto plazo y que los depósitos bancarios en el país están a salvo. Tsipras no ha aclarado cuándo presentará la nueva lista de reformas concretas que le pide la UE, pero ha asegurado que su Gobierno no tendrá que adoptar nuevas medidas de austeridad.

“No hay ningún problema de liquidez a corto plazo en Grecia. Cumpliremos nuestros compromisos hacia los ciudadanos griegos, pero también con nuestros acreedores. No hay ningún problema, todo está bien, y también los depósitos bancarios en los bancos griegos están a salvo”, ha dicho Tsipras en rueda de prensa al término del Consejo Europeo.

El primer ministro griego se ha felicitado de los acuerdos alcanzados durante la minicumbre con Alemania, Francia y las instituciones europeas porque, según su interpretación, “no hay medidas de austeridad” ni “un compromiso de superávit del 3,5% del PIB” que se exijan a Grecia.

“En la reunión con la canciller Merkel, el presidente Hollande y los representantes de las instituciones, les pregunté si esperan que complete esta quinta evaluación (del programa de rescate) y aplique medidas que el señor Samaras (el ex primer ministro conservador) no fue capaz de aplicar. Y la respuesta fue no”, ha asegurado.

“Es una responsabilidad soberana de Grecia presentar las reformas que nosotros consideremos necesarias para seguir avanzando. El contenido de las reformas es algo que debe decidir el Gobierno griego”, ha sostenido Tsipras, que ha insistido en que no ha recibido “presiones” de los acreedores.

El primer ministro griego espera que, tras la presentación de las reformas, se libere un primer tramo de los 7.200 millones de euros pendientes del rescate, en concreto los 1.900 millones correspondientes a los beneficios obtenidos por los bancos centrales por la compra de deuda griega.

También ha agradecido la decisión del presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, de acelerar en 2015 el pago de 2.000 millones de euros de fondos europeos asignados a Grecia, lo que a su juicio servirá para hacer frente a la “crisis humanitaria” que vive el país.

Tsipras ha dicho que no tiene ninguna intención de destituir a su polémico ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, y que tampoco hay vuelta atrás a un sistema de troika en el que los representantes de la Comisión, el BCE o el Fondo Monetario Internacional puedan tener libre acceso a los ministerios.