NYSE Margin debt: “estos son los hechos y suyas son las conclusiones”

 

NYSE, Wall Street

NYSE | Thomas Hawk

El balance del margin debt del NYSE ha caído desde que hizo su último máximo en abril, apenas semanas después del máximo de mayo en el S&P 500 y el Dow Jones.

El margin debt es una medida del apalancamiento del mercado y un mercado muy apalancado es uno muy peligroso. Pero el mercado puede seguir muy apalancado y apalancarse aún más por mucho tiempo, sin perjuicio de las burbujas que entre otros factores ello conforme y de sus consecuencias futuras.

Desde fines de 2012 este indicador ha marcado récord tras récord solo tres años después de que finalizará la caída en bolsa más espectacular desde la gran depresión.  Tal vez poco tiempo para tanto apalancamiento del mercado o muy poca memoria.

En julio de 1998 el margin debt hizo máximos al mismo tiempo que el mercado de acciones poco antes de la crisis del fondo LTCM y la crisis asiática. A su vez, en marzo de 2000 el techo del margin debt hizo techo a la vez que lo hacía el S&P 500 en la previa a la explosión de la burbuja punto com. En 2007 por último, hizo techo tres meses antes del máximo de octubre de ese año en los mercados de acciones de los países desarrollados y por supuesto de Wall Street y España.

Salvo 2011, una caída del margin debt como se ha visto desde abril de 2015, ha llevado al inicio de mercados bajistas de mayor o menor duración y en los casos de mayor duración a los dos más grades, los de 2000-2002 y 2007-2009. La postal ahora mismo es casi idéntica, por más que no tengamos ninguna confirmación acerca de qué tenemos ahora.

Últimos datos del NYSE Margin debt junto al S&P 500 en términos reales

Muchos indicadores han fallado en los últimos años marcando techos equivocadamente y también puede fallar especialmente éste al no ser uno que brinde exactitud, pero la pregunta no pasa por si todo falla y no hay que hacer caso a nada, si no por qué suceden estos fallos o si realmente no son fallos y sino “grano tras grano de arena” que en realidad nos está pintando un cuadro mucho más grande del que incluso nuestra vista puede abarcar. Es la diferencia de tamaño entre ese cuadro que tienes  en tu pared de 50 cm por 70 cm como grande y  el Guernica de Picasso de 3,5 metros de alto y casi 8 de ancho.

Es admirable cómo se desprecia todo tipo de indicadores que alertan del peligro actual y cómo el mercado está sujetado con pinzas, creyendo en palabras vacías de los banqueros centrales que con sus políticas nos están hundiendo cada vez más en estas arenas movedizas rumbo a la total japonización de la economía y los mercados.

Además, la actual situación dista mucho de la de 2000 o 2007.

Como dice Ashraf Aidila economía globlal está soportada por inversiones de China y la naciones petroleras del Golfo, pero hoy China está en la cúspide de una burbuja de crédito ya deflactando y los efectos de la caída de su demanda está afectando incluso a las empresas norteamericanas“, citando el caso de Apple, WalMart y Caterpillar.

Ashraf nos viene a decir tanto como que China está exportando menos porque, evidentemente, los países desarrollados le están comprando menos, lo que hace a que China se abastezca de menos materias primas y con ello se afecten los países productores de las mismas. Este es un escenario completamente distinto al de 2007, con precios altos de las materias primas y con los países emergentes aguantando el tirón. Se hablaba entonces del “decoupling”.

Continúa diciendo que “la devaluación de la moneda china favorece a sus exportadores y alivia el peso de las economías que piden prestado en dólares (que emiten bonos en dólares, lo que se hace en gran parte del mundo), pero el impacto de esa devaluación en el resto del mundo provoca efectos totalmente contrarios a los de la QE del Banco de Japón y del Banco Central Europeo“.

Siendo árabe, Ashraf conoce bien otro punto sobresaliente de la economía mundial de la que se habla poco. Indica que “las inyecciones de los fondos soberanos de medio oriente y lejano oriente jugaron un papel decisivo en la estabilización de los mercados entre 2008 y 2009, pero hoy en día la autoridad monetaria de Arabia Saudita ha retirado del mercado alrededor de 70 billones de dólares en los últimos seis meses, que junto a las pérdidas sufridas en Qatar, Glencore y Volkswagen tiene consecuencias alarmantes para la liquidez global, en tanto se reestructuran los presupuestos para soportar los desequilibrios provocados por la caída de los precios de la energía“.

Destaca también que en 2011 cuando tuvimos una caída similar a la que el mercado tuvo en agosto de este 2015, la QE era la niña bonita, una novedad, y ni el Banco Central Europeo ni el Banco del Japón habían comenzado con sus estímulos. Pero la economía de hoy en día está “QEtizada” mientras el FMI y los bancos centrales admiten las propias limitaciones de estas políticas.

Por último, todo lo antes indicado con más la caída del comercio internacional, el retraimiento generalizado de China, el desplome de las materias primas y “un trillón y medio de dólares de inversión cancelados” por los actuales precios del petróleo, hacen a que la actual coyuntura sea muy distinta a 2011 y también a 2000 y 2007.

Hay una alta correlación entre el uso de deuda para comprar acciones y el precio de las acciones. Y claramente el problema aparece de repente cuando se otorga menos deuda o se corta de cuajo el crédito con el objeto de ser usado en la compra de acciones y el trading en general.

Quien tiene una cuenta de CFDs y puede comprar con 1.000 lo que vale 10.000 pues hace eso, hasta que tal vez el broker baja la posibilidad de endeudarse y otorga sólo 5.000 por cada 1.000 o mucho menos. Si en ese momento la apuesta no se corresponde con el nuevo margen, hay un “margin call” que hace muchas veces a que se deba cerrar posiciones. En ese momento el mercado se desploma porque es algo que suelen hacer todos los brokers a la vez y por algún movimiento importante o esperado del mercado en razón de una burbuja ya evidente.

Vaya uno a saber lo que puede suceder de ahora en más porque es muy difícil analizar un mercado loco, intervenido y distorsionado, pero como dice Ana Pastor… “estos son los hechos y suyas son las conclusiones“.

 

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.