Un gestor, analista y profesor ve similitudes técnicas entre 1929, 1987 y 2016

Momentos preocupantes

Serious Times | Mark Fosh

Un analista con el que se puede compartir opinión o no, pero que hay que leer a riesgo de padecer soberbia, nos habla de condiciones preocupantes presentes, tales como a) un incremento de la aversión al riesgo; b) un período extenso de extrema sobrevaluación, sobrecompra y condiciones super alcistas, y c) un mercado con sus parámetros internos muy débiles; todo lo cual es capaz de engendrar un fuerte crash bursátil.

Coincido, esas condiciones existen en el medio y largo plazo, sin perjuicio de que por la primera condición (incremento de la aversión al riesgo) es obvio que no estamos en un momento de extrema complacencia en el corto plazo, sino más bien con “algo de miedo” aunque no importante como lo demuestra un índice Vix de Volatilidad muy calmado, por ahora.

El nombre del analista, profesor en economía y gestor de varios fondos, es John Hussman. Y sí, tuvo que reformular algunas de sus ideas en el período de 2009 a 2014 principalmente porque como a muchos, el gran rebote de mercado bajista (que no otra cosa) nos tomó por sorpresa en cuanto a su extensión.

Pero con Hussman hay que quedarse con su historia, ya que predijo con notable precisión el final de la “burbuja punto com” en 2000 y el final de la “burbuja inmobiliaria” en 2007 y se además, aprovechó de ello generándole plusvalías a sus clientes.

Y personalmente me quedo con esto último porque rectificando y entendiendo lo que el llama “medio ciclo” del mercado bajista (período 2009-2015), no hay nada que recriminarle y menos por parte de los gestores o analistas que se comieron de punta a punto el estallido de las burbujas anteriores buscando suelos en cada mínimo decreciente, que son amplia mayoría.

Pero lo que está por venir, puede o no darse como Hussman intuye en una de sus hipótesis, que no sabremos si es la principal o no porque como todos, decimos algo en público pero no todo. Sin embargo, ciertamente hay bases para un par de gráficos que él ha presentado y reproducimos aquí, al haber coincidencias técnicas y de escenario.

De hecho, es también uno de tres escenarios posibles para nosotros y “de momento”  (aunque esto puede cambiar con el correr de las “horas” y no solo de los “días”), uno absolutamente probable y además a corto plazo.

El problema está, en que es estadísticamente improbable, aunque no podría ser de otra forma en tanto que los hechos a los que el profesor se refiere ocurrieron sólo en 1929 y 1987. Os invito a ver los gráficos a continuación y a compartir, compartir y no dejar de compartir.

[sociallocker id=16525]

Crash de 1929

Crash de 1929

Dow Jones 1929 | John P. Hussman

Crash de 1987

Crash de 1987

Dow Jones en 1987 | John P. Hussman

S&P 500 a principios de 2016

S&P 500 en zona 1800-1900

S&P 500 | John P. Hussman

[/sociallocker]Hay sobreventa y hay un sentimiento bajista de corto plazo importante, pero si en esas condiciones los índices no son capaces de rebotar mucho más de lo que lo han hecho hasta ahora, esas condiciones son óptimas para un crash y “siempre” están presentes en esos episodios.

Hussman lo explica en base a los movimientos hacia la construcción de un soporte (aunque no es un analista técnico), actualmente en la zona de 1.820-1.800 del S&P 500, pero teniendo en cuenta los parámetros internos de corto, medio y largo plazo y la construcción además, de un techo bastante más grande que el 1929, 1987, 2000 o 2007.

Basta ver las formaciones, algunas de HCH inmensos, que ensombrecen a las vagas figuras de techo de aquellos años tan paradigmáticos, de grandes techos más que nada por las grandes caídas posteriores y no por las formaciones técnicas que las precedieron, más pequeñas que la actual.

Peligro con “P” mayúscula dice Hussman, en un entorno de retorno/riesgo que jamás ha visto ni estudiado antes. Y hay que prestarle atención, porque por sobre todo es un gran estudioso y matemático, por lo que dice lo que dice con datos muy sólidos en la mano.

Por su parte advierte que los soportes son lugares donde los traders hacen compras asumiendo que pueden verse beneficiados de una subida pudiendo cortar pérdidas rápidamente si el soporte se rompe, pero en realidad el problema se da cuando hay un soporte muy bien identificado y “todos” tienen su stop loss debajo del mismo.

En ese caso y más cuando nadie estima que el soporte -por su importancia- se vaya a romper, la catarata de ventas vía el salto de todos los stop loss en un mercado de elevada valuación, puede hacer que se cierren tales operaciones en lugares muy alejados de la línea de protección. Para ejemplo, la caída del 1,20 en el EURCHF en enero de 2015, que dejó al par sin precio en un horquilla de 800 a 1000 pips que arruinó no solo a muchos operadores sino a muchos brokers también.

Si bien en un índice como el Dow Jones o el S&P 500 es más difícil que algo así ocurra, con menos también puede correr mucha sangre por el mercado.

Puede que nada de lo que dice Hussman ocurra, pero puede que sí. Y si así fuera, como en aquellos años malditos para la historia bursátil, muchos no contarán el cuento.

Fernando Damián
Fernando Damián
Fernando Damián | Analista técnico de bolsa y divisas, especulador profesional en los mercados financieros y licenciado en derecho. Director de Plaza Financiera. Y lo más importante: Esposo de Solange y papá de Donatella.