Grecia aún no puede aceptar los términos del acuerdo propuesto por Juncker

Fan de Grecia

Cheering Greece | William Haun

El Gobierno de Grecia considera que no puede aceptar un acuerdo económico a cambio de reformas en los términos que planteó el miércoles el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, al primer ministro heleno, Alexis Tsipras, según ha asegurado el viceministro de Transporte Marítimo del país, Thodoris Dritsas.

Dritsas ha dicho que Atenas no se “rendiría” ante las demandas de sus acreedores internacionales en las negociaciones. “Lo que parece haber sido discutido y propuesto por Juncker durante su reunión con el primer ministro griego está por debajo de las expectativas en todos los sentidos”, ha afirmado, en declaraciones a una televisión griega. “Si se confirman las informaciones, obviamente, no podemos aceptarlos”, ha añadido.

Tsipras ha terminado las negociaciones con altos cargos de la UE en Bruselas asegurando que está a la espera de alcanzar un acuerdo con sus acreedores, tras varios meses de conversaciones.

Tsipras y Juncker intentaban anoche acercar posturas sobre el rescate

En una reunión de urgencia entre el primer ministro griego Alexis Tsipras, y el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, intentaron acercar posturas sobre el rescate en l anoche del miércoles. El Ejecutivo comunitario descartó que haya ya un acuerdo que permita desbloquear ayuda del rescate para Atenas y el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha asegurado que “todavía queda mucho trabajo por hacer”.

Tsipras llegó puntualmente a las 20:30 horas, acompañado de su equipo, a la sede del Ejecutivo comunitario en Bruselas, donde ha sido recibido por Juncker. Los dos han posado brevemente ante las cámaras dándose un apretón de manos, pero no realizaron declaraciones. Tras una primera reunión de trabajo, el primer ministro griego y el presidente de la Comisión dialogaron durante la cena, que se prolongó hasta altas horas de la madrugada, según fuentes europeas.

Juncker ha mantenido un encuentro previo con Dijsselbloem, que en principio no se sumaría a la reunión pero se terminó sumando. “Creo que todavía queda mucho trabajo por hacer, es todo lo que puedo decir”, ha dicho el presidente del Eurogrupo anteriormente. En el encuentro no participaron representantes del Banco Central Europeo ni del Fondo Monetario Internacional.

Por su parte, Tsipras ha celebrado, antes de ver al presidente de la Comisión, una nueva conferencia telefónica con la canciller alemana, Angela Merkel, y con el presidente francés, François Hollande, en la que los tres líderes han coincidido en la necesidad de encontrar una “solución inmediata” para Grecia. También han acordado fijar unos objetivos de superávit primario para Atenas más bajos que los previstos actualmente, lo que daría al Gobierno de Syriza más margen de maniobra presupuestaria.

“No esperamos ningún resultado final esta noche. Es una primera discusión, no una discusión concluyente”, ha asegurado el portavoz del Ejecutivo comunitario, Margaritis Schinas antes del encuentro, y así fue. De hecho, la Comisión no había previsto ninguna rueda de prensa o declaración por escrito al término de la reunión.

La reforma del mercado laboral, los recortes en las pensiones y los objetivos presupuestarios siguen siendo los principales escollos en las negociaciones, según las fuentes consultadas.

Esta reunión de emergencia se produjo dos días antes de que Grecia tenga que pagar 300 millones de euros al FMI, un vencimiento al que se enfrenta con crecientes problemas de liquidez. En total, Atenas debe abonar 1.600 millones a la institución presidida por Christine Lagarde durante el mes de junio, y diversos miembros del Gobierno de Syriza han amenazado con no pagar si no hay acuerdo con los acreedores.

Las negociaciones entre Grecia y sus acreedores se han acelerado tras la cumbre que mantuvieron el lunes en Berlín Merkel, Hollande, Juncker y el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, y la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde. El encuentro sirvió, según ha trascendido, para zanjar las diferencias entre la UE y el FMI sobre el rescate griego y elaborar una propuesta conjunta para presentar a Grecia.