Grecia no saldrá del euro y dirá sí al referéndum sobre la propuesta de asistencia, según Bankinter

Bankinter-madrid-agencia-39   Analistas de Bankinter consideran que la posibilidad de que Grecia salga del euro después de romperse temporalmente las negociaciones con la Troika es “reducida” y auguran que el ‘sí’ se impondrá en el referéndum que se celebrará el domingo sobre la propuesta de asistencia consistente en extender el actual programa en 16.300 millones de euros a cambio de unos objetivos de superávit primario y de gasto.

   Si Grecia dice ‘sí’ en el referéndum, los expertos creen que el país se salvará “unos meses” y después se cerrará un acuerdo “probablemente definitivo” respetando el nominal de la deuda, plazos de amortización muy largos –barajan entre 50 y 100 años– y primer vencimiento muy lejano (entre 10 y 20 años).

“En este caso, el más probable (60%), reabren los bancos y la bolsa de Atenas el lunes 6 con subidas y la situación se normaliza un poco”, destacan los expertos.

Sin embargo, si triunfa el ‘no’, bancos y Bolsa continuarán cerrados y se empezará a negociar un acuerdo a plazo “en los términos del ‘acuerdo definitivo’ aludido que finalmente se cerraría, pero después de causar un daño inmenso a la economía griega”.

Así, hacen hincapié en que en este segundo escenario, menos probable que el ‘sí’ (40%), “el mercado sufriría durante todo el verano, porque el desenlace no tendría lugar hasta julio o agosto”.

Grecia no saldrá del euro

En cuanto a la posible salida del euro, los analistas de Bankinter creen que Grecia mantendrá su situación actual debido a tres razones. En primer lugar, por una cuestión geoestratégica.

“Estados Unidos no permitirá que Grecia entre en la órbita de influencia de Rusia, como lo impidió durante la guerra fría, cuando Grecia era más una isla política rodeada de países de la órbita de la antigua URSS. Bajo este enfoque, el dinero es un factor secundario y probablemente eso le habrá recordado Obama a Merkel este fin de semana”, apuntan.

En este sentido, insisten en que la Unión Europea es un “proyecto político con medios económicos y no un proyecto económico de adaptación política”.

Por otra parte, descartan la salida, porque eso supondría cuestionar la existencia de la moneda por el efecto arrastre sobre otras, “lo que políticamente es inasumible”.

Finalmente, apuntan que es “más barato” un mal acuerdo con Grecia que una buena salida del euro, en caso de que esto exista. De este modo, estiman en 400.000 millones de euros el riesgo de Europa con Grecia, de los que 90.000 millones son de línea de liquidez de emergencia (ELA) y 99.000 millones de euros de Target 2, siendo Alemania la principal prestamista.