La Eurocámara aplaza indefinidamente la votación sobre pacto de libre comercio con EEUU

Debate en la Eurocámara

Debate en la Eurocámara | European Parliament

El presidente de la Eurocámara, el socialista Martin Schulz, ha decidido este martes en el último minuto aplazar indefinidamente una votación en el pleno sobre el acuerdo de libre comercio entre la UE y Estados Unidos (TTIP, por sus siglas en inglés), que estaba prevista para este miércoles, ante la fuerte división que este pacto genera en los principales grupos políticos, y en particular dentro del propio grupo socialista (S&D).

El motivo oficial esgrimido por Schulz para retrasar la votación y devolver el informe a la comisión de Comercio ha sido el excesivo número de enmiendas, un total de 116.

El informe que debía votar el pleno de la Eurocámara expresaba su respaldo al TTIP, incluyendo su punto más polémico, un sistema de arbitraje por encima de los tribunales nacionales para resolver disputas entre inversores y Estados. Fue aprobado a finales de mayo en la comisión de Comercio con el apoyo de populares, socialistas y liberales y con el voto en contra de Verdes e Izquierda Unitaria.

Sin embargo, la cuestión de los tribunales de arbitraje (ISDS) ha generado una fuerte división dentro del propio grupo socialista. Los críticos con este sistema alegan que limitará, en beneficio de las multinacionales, la capacidad de los Gobiernos de legislar en beneficio del interés público, y por ello exigen excluirlo del acuerdo con EEUU.

“El voto sobre el TTIP cancelado tenía demasiadas enmiendas. Sospecho que iba a fracasar”, ha escrito la eurodiputada laborista irlandesa Nessa Childers en su cuenta de Twitter. Por su parte, el jefe de la delegación socialista belga, Marc Tarabella, ha dicho que el aplazamiento “es una prueba de que el Parlamento Europeo está dividido y de que este acuerdo es tóxico”.

El PP europeo ha atribuido el retraso a “la confusión reinante” dentro del grupo socialista. “Esta división en el seno de los socialistas, incapaces de definir una solución común, equivale a convertir al Parlamento Europeo en rehén y a debilitarlo”, ha dicho los eurodiputados conservadores galos Tokia Saïfi y Franck Proust.

De hecho, los socialistas europeos habían venido rechazando mayoritariamente la inclusión de tribunales de arbitraje en el TTIP. Sin embargo, en la votación de la comisión de Comercio Internacional, el grupo S&D aceptó una propuesta de compromiso que mantenía estos tribunales en el acuerdo con EEUU pero reformándolos, garantizando que fueran públicos y no privados y que contaran con un sistema de apelación. Pero esta enmienda ha generado mucha confusión en sus propias filas.

Podemos reclama suspender las negociaciones con EEUU

Los eurodiputados españoles de la Izquierda Plural y de Podemos han acusado a la “gran coalición” de forzar este aplazamiento por miedo a perder por sus discrepancias internas y han reclamado que se suspendan las negociaciones con Estados Unidos.

“Creo que lo que toca en estas circunstancias es que la UE suspenda de inmediato las negociaciones. Si no hay control democrático de tales negociaciones no se justifica que éstas se sigan produciendo”, ha señalado el líder de Podemos, Pablo Iglesias, en una rueda de prensa conjunta con los eurodiputados de la Izquierda Plural. El TTIP, ha señalado por su parte la portavoz de IU, Marina Albiol, “supone un atentado contra la democracia, un golpe contra nuestros derechos, un asalto a los servicios públicos y una amenaza para nuestro planeta”.

La opinión del Parlamento no tiene carácter vinculante sino que pretende servir como guía política para la Comisión, que es la que está negociando el acuerdo de libre comercio con EEUU. Eso sí, una vez firmado el pacto, la Eurocámara tendrá que dar su consentimiento. De momento se han celebrado nueve rondas negociadoras y todavía no se ha cerrado ningún capítulo, pese a que los líderes europeos han pedido un acuerdo preliminar a finales de este año.