La Eurocámara rechaza que el plan de inversión de Juncker use como aval los fondos de la UE para I+D

Jean-Claude Juncker

Jean-Claude Juncker | European Parliamentjuncker

Las comisiones de Presupuestos y de Asuntos Económicos de la Eurocámara han rechazado que el plan de inversión propuesto por el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, -que pretende movilizar 315.000 millones de euros en tres años para reactivar la economía europea- utilice fondos de la UE para I+D e infraestructuras como aval para atraer capital privado.

La decisión de la Eurocámara -aprobada por 69 votos a favor, 13 en contra y 6 abstenciones- complica la puesta en marcha del plan Juncker, ya que tanto el Ejecutivo como los Estados miembros han insistido en que es imprescindible una garantía sólida del presupuesto comunitario para movilizar capital privado.

Los eurodiputados comenzarán a negociar con los Gobiernos de la UE el próximo 23 de abril con el fin de lograr un acuerdo que sea votado en pleno en junio, de forma que el plan Juncker pueda empezar a financiar proyectos ya a mediados de año.

El plan Juncker pretende movilizar 315.000 millones de euros con sólo 21.000 millones de capital público, de los cuales 5.000 millones proceden del Banco Europeo de Inversiones y 16.000 millones son una garantía del presupuesto de la UE. Este aval sólo se provisionará al 50%, es decir, con 8.000 millones de euros.

Bruselas había propuesto que este dinero se saque de sumas ya presupuestadas para infraestructuras (3.300 millones) y para I+D (2.700 millones) y de la reserva presupuestaria (2.000 millones) y ha contado con el apoyo de los Estados miembros, que respaldaron el plan en marzo.

“Es profundamente lamentable que la Comisión y los Gobiernos nacionales propongan financiar el plan Juncker a expensas de partes del presupuesto de la UE que son auténticamente europeas y transnacionales”, ha dicho el presidente de la comisión de Presupuestos, Jean Arthuis.

En su lugar, la Eurocámara propone que este aval se provisione de forma gradual con los superávits anuales y otras partidas marginales del presupuesto de la UE, hasta alcanzar los 8.000 millones de euros en 2022.