Mario Draghi previene contra populismos y visiones inalcanzables sobre Europa

Mario Draghi

Mario Draghi in ECB Forum on Central Banking in Sintra | ECB European Central Bank

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha defendido la necesidad de mantener el actual rumbo de integración en Europa, frente a partidos populistas que buscan una “renacionalización” de las economías y a planteamientos de que hace falta una mayor solidaridad entre naciones.

“Entiendo lo que motiva estos puntos de vista, porque la gente quiere ver un cambio. Sin embargo, en realidad no ofrecen una solución real a la situación que enfrentamos hoy”, afirmó Draghi en la inauguración de la nueva sede del BCE, que se ha celebrado entre fuertes protestas de grupos anticapitalistas que se han saldado con la detención de 350 personas.

En este sentido, el banquero italiano ha subrayado que la solidaridad es central en el proceso de integración europea, aunque ha recordado que la eurozona no es la clase de unión política en la que unos países pagan por otros y sus miembros deben ser capaces de mantenerse “sobre sus propios pies”, lo que supone que “cada uno es responsable de sus políticas”.

Asimismo, el presidente del BCE ha reiterado que “renacionalizar las economías tampoco es la respuesta”, en respuesta a las demandas de “partidos populistas” que reclaman recuperar soberanía económica, ya que esto “no cambiaría las realidades económicas básicas que deben afrontar os países europeos”.

   “No hay ningún país en el mundo que haya logrado al mismo tiempo ser próspero y mantenerse aislado de la globalización”, añadió Draghi.

“Por tanto, la respuesta no es revertir la integración, ni tampoco mantener una visión inalcanzable de hacia dónde debería llevar la integración”, defendió el banquero italiano, quien pidió “ambición en los fines y pragmatismo en los medios”.

No obstante, el presidente del BCE ha reconocido que los problemas de la región no pueden resolverse únicamente desde una perspectiva púramente económica y ha centrado su atención en la importancia de dotar a los ciudadanos de la eurozona de las capacidades adecuadas para una economía más eficiente que genere nuevas oportunidades de empleo.

La casa del euro

El presidente del BCE ha inaugurado este miércoles oficialmente la nueva sede de la institución en Fráncfort, aunque sus instalaciones venían siendo utilizadas por el personal de la entidad desde noviembre de 2014 y ya había acogido las últimas ruedas de prensa de Draghi sobre política monetaria, incluyendo la histórica declaración del pasado 22 de enero, cuando el presidente de la institución confirmó el lanzamiento de un plan de compra de deuda soberana.

“Este edificio es un símbolo de lo mejor que una Europa unida puede lograr, pero también un símbolo de por qué no debemos correr de nuevo el riesgo de separarnos”, señaló el presidente del BCE, Mario Draghi, que ha bautizado a la nueva sede como “la casa del euro”.

El complejo arquitectónico incluye un rascacielos, que alberga a la mayoría de oficinas, un edificio de acceso integrado en el antiguo mercado y varios edificios auxiliares.

El proyecto de construcción del edificio Grossmarkthalle en el distrito Ostend de Fráncfort del Meno se inició en 1998 con la búsqueda de una ubicación idónea en la ciudad, que culminó con la adquisición del solar del viejo mercado mayorista de fruta y verdura del que se ha incorporado parte a la nueva estructura.

En este sentido, el diseño del edificio, realizado por el estudio de arquitectura vienés COOP HIMMELB(L)AU, tenía por objetivo lograr una fusión única de elementos antiguos y nuevos.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.