Tsipras consigue la aprobación del Parlamento griego con un gran desgaste interno

Alexis Tsipras

Alexis Tsipras | DIE LINKE in Europa

El Parlamento griego aprobó las medidas comprometidas por el Gobierno frente a la Eurozona durante la madrugada de este jueves, pero no sin un gran desgaste político interno para Alexis Tsipras.

La votación fue de 229 votos a favor de los 300 diputados del hemiciclo, pero debió recurrirse a “la buena voluntad” de la oposición, que de haber rechazado el paquete de medidas para debilitar al gobierno hubiera desencadenado no solo la dimisión del Primer Ministro sino el colapaso inmediato de toda la economía griega.

Unos 38 diputados de Syryza se han abstenido o han votado en contra y entre ellos el conocido ex Ministro de Finanzas Yanis Varoufaquis, la presidenta del Parlamento Zoe Constantopolou y Panagiotis Lafanis, Ministro de Energía entre otros, estos últimos representantes del ala más duda del partido gobernante.

Se abre así una herida que traerá consecuencias, salvo si en breve Syriza vuelve a demostrar fuerza y unidad.

El propio Tsipras ha indicado que no comparte el acuerdo, pero que no había más remedio y que agotó las instancias negociadoras. Era aceptar o el caos, no había alternativas.

El ala dura del partido, cuya ejecutiva ya había rechazado el plan por unanimidad, ha planteado que la única solución es salir del euro.

Faltará ver las reservas de otros parlamentos que deben aprobar el rescate de la misma forma.