Montoro dice que él no está “para dar cariño”, sino “datos” que confirmen la recuperación

Cristóbal Montoro

Cristóbal Montoro | Pool Moncloa

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha subrayado este jueves que él no está “para dar cariño” y que no le falta “empatía”, sino “datos que digan que el país está creciendo”. “Lo demás me sobra”, ha dicho en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press.

“Yo estoy para dar explicaciones de las otras, esto de la piel, el cariño y la empatía la dejo para otros”, ha dicho Montoro, preguntado por el vídeo del PP en el que varios dirigentes admitían que, pese a que los esfuerzos han logrado la recuperación económica, al partido le ha faltado cercanía con los ciudadanos –“piel”, en expresión del vicesecretario de Organización, Carlos Floriano–.

Así, se ha mostrado convencido de que serán los datos los que harán que los españoles “devuelvan la confianza al PP”, porque España está “en camino de recuperación y de creación de empleo” y eso es de lo que se trataba cuando el PP ganó las elecciones.

“Cuando dicen que al ministro le ha faltado cariño, yo no estoy para dar cariño, todo el mundo lo sabe”, ha argumentado Montoro. Según su análisis, cuando se dice que le falta “empatía” o le falta algo “para ser un gran líder político” piensa que a él para eso le “falta todo”, y que lo importante es tener datos que confirmen la recuperación.

De hecho ha recalcado que “sin esa empatía”, en noviembre de 2011 el PP tuvo 10,8 millones de votos que lo que le pedían era que sacara a España de la crisis, “a este PP que no tiene mucha empatía, cuyos líderes no son como los de otros lugares que salen más en camisa y se la remangan para hablar porque tienen brazos poderosos y se les ve mejor”.

Sacó el mejor resultad del PP en Sevilla

Es más, ha recordado que en noviembre de 2011 él fue cabeza de lista por Sevilla, “un territorio de gente magnífica pero no el más sencillo para el PP” y que sacó el mejor resultado de su historia en la provincia, 320.000 votos, pero no por “esos valores” de empatía, sino para sacar a España de la crisis.

“El que estaba allí a pie de calle en Estepa, en Coria del Río, era un servidor, y a mi no me decía nadie estas cosas que hoy parece que son valores de cualquier formación política”, ha resumido.

Por eso, ha dejado claro que le parece “excesivamente fácil” el análisis de que para ganar las elecciones no basta con predicar la recuperación económica y está convencido de que, una vez que “ya no queda nadie” que no reconozca que España está saliendo de la crisis, el PP tendrá el apoyo de los votantes si se sigue por el camino de la recuperación.

No obstante, sí ha admitido que tal vez los comicios andaluces “no fueran el escenario para estar dirimiendo la recuperación económica”, pero ha incidido en que eran unas elecciones limitadas a esa comunidad y “precipitadas por la presidenta andaluza, que no venían a cuento”.

A su juicio, España está demostrando, como en los noventa, ser “un gran país” y ha recalcado que ahora, a la vista de los datos, “es fácil” decir que España está creciendo, pero que cuando el PP llegó al Gobierno se encontró un “déficit oculto” y muchas “facturas en los cajones” y parecía que el país “se iba de las manos”.

La equidad tributaria es liberal

Además, ha asegurado que el Gobierno de Mariano Rajoy ha subido los impuestos “equitativamente”, “no a todos por igual”, y ha recordado que el primer Ejecutivo de José María Aznar, en el que era secretario de Estado, también bajó los impuestos tres años después de tomar posesión.

Es más, ha rebatido que la equidad tributaria sea “de izquierdas” y ha defendido que es un principio liberal –“no sé de dónde sacan ustedes eso tan anómalo”, ha dicho a los periodistas–.