El juez Castro decide sentar a la infanta Cristina en el banquillo de los acusados

Infanta Cristina

Infanta Cristina. | Casa Real / Borja Fotógrafos

El juez José Castro ha decidido la apertura a juicio oral para la infanta Cristina por dos delitos fiscales. La resolución se basa en otra de la Audiencia Provincial de Palma en la que se destaca que “existen sobrados indicios para imputarla”. La hermana del rey se enfrenta así a una pena que puede alcanzar los 4 años de cárcel. El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma no ha cedido en su posición de que la “doctrina Botín” no es de aplicación en este caso, a diferencia de lo que sostienen la defensa y el fiscal Pedro Horrach.

El magistrado ha considerado a la infanta como “cooperadora necesaria” en los delitos fiscales que se le imputan a su marido, Iñaki Urdangarin. En lugar de aplicar el criterio utilizado para Emilio Botín, ha aplicado la “doctrina Atutxa”, que sí permite la continuidad del proceso aún cuando el fiscal y la acusación particular no pidan la elevación a juicio, siempre y cuando sí lo haga la acusación popular. Esto es así porque existe un daño que afecta al conjunto de la sociedad y no a un particular. Además, le reclama el pago de 2,6 millones de euros en concepto de responsabilidad civil.

La infanta se enfrenta a una posible pena de seis meses a dos años de cárcel por cada uno de los delitos. En caso de que la sentencia sea condenatoria por menos de dos años, no tendría dificultad en eludir el ingreso a prisión.

Cabe recordar que la Audiencia Provincial describió a la infanta y a su marido como “un matrimonio que abusa de una sociedad para obtener beneficios fiscales y, al mismo tiempo, modificar su régimen económico de separación de bienes a gananciales”. Además, aseguró que ella misma servía de “instrumento o herramienta fiscal para ocultar las rentas obtenidas” por su marido y, en consecuencia, “defraudar a Hacienda, tanto en Renta como en Sociedades”.

La atención estaba centrada sobre la infanta porque era sobre quien el fiscal no había pedido apertura a juicio. Pero estuvo lejos de ser la única protagonista del día. El juez Castro también ha resuelto sentar en el banquillo al duque de Palma, Iñaki Urdangarin, a su ex socio Diego Torres y otros 15 acusados por el presunto desvío de fondos públicos y defraudación a Hacienda a través del Instituto Nóos.

Urdangarin está acusado de fraude a la administración, malversación, falsedad en documentos público y privado, prevaricación, estafa, dos delitos contra Hacienda y uno por blanqueo. La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado 19 años y medio de prisión para él. El sindicato Manos Limpias, que lleva la acusación popular, ha pedido 26 y medio.

 

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.