Sánchez aboga por un cambio de rumbo en la política económica europea para ayudar a Grecia

Pedro Sánchez. | PSOE

Pedro Sánchez. | PSOE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha expresado este jueves la oposición de su partido a “cualquier intento de imposición” al pueblo griego de cara a las próximas elecciones generales y ha indicado que, con el fin de ayudar a Grecia, los socialistas españoles trabajarán para liderar un “cambio de rumbo” en la política económica europea.

Durante su intervención en la reunión interparlamentaria del PSOE en el Congreso de los Diputados, Sánchez ha rechazado de forma “rotunda” cualquier “intento de imposición a la libre voluntad del pueblo griego” en los próximos comicios. En los últimos días, los socialistas han denunciado las “amenazas” que consideran que están recibiendo los griegos sobre una posible salida de su país del euro si gana las elecciones Syriza, que aboga por renegociar la deuda.

Sobre esa cuestión, el líder del PSOE ha dicho que Grecia debe seguir en el euro, “pero en otro euro, más solidario con los ciudadanos que más sufren la crisis”, porque, como dijo Jean Monnet, Europa “no nació sólo para unir mercados y Estados, nació sobre todo para unir a pueblos y a gentes”.

Sánchez ha explicado que el PSOE ha elaborado “una propuesta de cambio de rumbo de la política económica europea para ayudar a Grecia”. Según ha precisado, esta iniciativa, que abunda en el pacto por la competitividad, la cohesión social y el empleo que el partido aprobó el pasado septiembre, se presentará públicamente y se trasladará al conjunto de la socialdemocracia europea este viernes.

El secretario general del PSOE ha dicho haber abordado este tema con el presidente del Partido de los Socialistas Europeos, Sergei Stanishev; el secretario general del Partido Socialista de Portugal, António Costa; el líder del Partido Laborista británico, Ed Miliband; y el primer ministro francés, Manuel Valls, para articular juntos, en los próximos días y con el liderazgo del PSOE, una “alternativa económica europea”.

Además, ha señalado que el próximo 21 de febrero se celebrará en España una cumbre de líderes socialistas europeos para hablar de esa nueva política económica. “Debemos liderar un fuerte impulso renovador, regenerador de nuestra democracia, debemos rearmar moralmente nuestro sistema político y nuestra democracia”, ha subrayado, defendiendo las “convicciones compartidas” y la cohesión social.