Podemos acaba de marcar un hito histórico en la batalla por el poder

31E, La marcha del Cambio

Hace unos días tuvo lugar un encuentro del nuevo partido político “Podemos” en Valencia como adelanto de “la marcha del cambio“, una manifestación que tendrá lugar en Madrid el 31 de enero de 2015. Dejando de lado los discursos, las ideas o las afinidades, al verse parte del vídeo vienen una serie reflexiones que vale la pena exponer, ya que solo unos pocos se pueden dar cuenta de ciertos detalles. Recomiendo del vídeo para que lo que está sucediendo no coja a nadie por sorpresa y para prestar atención a los detalles.

Actualización (el vídeo original de este artículo, quien lo colgó en youtube lo hizo privado, por lo que lo hemos por el del stpot del llamado al 31E)

La primera cuestión a resaltar y la más importante es que jamás he visto una concentración así, hecha sin prácticamente estructuras. Es decir, sin aparato político. Solo un Papa o las estrellas de la música son capaces de hacer algo así.

Cada concentración, manifestación o mitin que podamos recordar, han sido en principio muy costosos y además, sólo posibles gracias a militantes que en su mayoría tienen puestos que han dependido de nombramientos políticos o acomodos.

Los militantes que llenan recintos suelen tener interés en su enorme mayoría.

Dicho ello, esa gente que ha ido a ese mitin, es espontánea. Es una nueva clase de militante.

Un partido nuevo como Podemos, no cuenta con estructuras simplemente porque no gobierna en ninguna parte. Hace falta ser parte de “ejecutivos” para manejar dinero, ese vil instrumento con el que se pagan las concentraciones.

Pablo Iglesias y Íñigo Errejón

Pablo Iglesias y Íñigo Errejón en Valencia 25 de enero de 2015| La Veu del País Valencià

Por ende, parte importante de la reunión de Valencia ha sido posible gracias a una participación que podemos llamar “vocacional”. Es que casi no hay vocablo para denominar a este nuevo tipo de militante o simpatizante, ya que insisto, los manifestantes en su mayoría suelen tener “interés”.

Un puesto, una promesa contrato, familiares de aquellos que tienen un puesto o al que se le hace una promesa, etc. Es así como han desbordado mítines los partidos tradicionales, que hoy sólo se hacen para la televisión.

Todo ello lleva a la conclusión de que hay más que una moda y que -por supuesto- a que los Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y compañía, van a ser poco menos que el demonio para las estructuras de poder enquistadas. Básicamente, la gran pregunta es si esta gente sabe en la que se mete. Seguramente sí, no hay que subestimarlos. La pena va a ser que los españoles van a escuchar pocas ideas porque estos nuevos políticos van a perder mucho tiempo solamente en defenderse de ataques. Sean válidos o no, cosa que no está siendo analizada aquí.

Las estructuras de poder presentes en España manejan mucho más dinero del que la gente piensa y no estarán dispuestas a perder esa capacidad.

Por ello viene una batalla sangrienta por el poder , lo que espero sea una simple metáfora, ya que por tanto dinero y por tanto poder hay mucha gente dispuesta incluso a matar.

Probablemente hay un antes y un después de Valencia y ya veremos del #31E. Como fenómeno sociológico, la aparición de un líder tan extraño en sus modos, apariencia, lenguaje y gestos, es sencillamente fascinante como objeto de estudio.

Y tal vez por ello, los políticos tradicionales están teniendo tantos problemas para siquiera entender el terreno de la batalla ideológica y estética.

Fernando Damián
Fernando Damián
Fernando Damián | Analista técnico de bolsa y divisas, especulador profesional en los mercados financieros y licenciado en derecho. Director de Plaza Financiera. Y lo más importante: Esposo de Solange y papá de Donatella.