Toxo quiere cerrar la negociación salarial con CEOE “para bien o para mal”

Ignacio Fernández Toxo

Ignacio Fernández Toxo | Universidad Pablo de Olavide

El secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, ha afirmado este jueves que espera que la negociación que los sindicatos mantienen con las organizaciones empresariales CEOE y Cepyme para renovar el pacto salarial se cierre la próxima semana “para bien o para mal”.

“Tenemos una reunión del Comité Confederal del sindicato a principios de semana y mi intención es llegar a esa reunión con el cierre, para bien o para mal, de la negociación con las organizaciones empresariales”, ha dicho Toxo tras reunirse con el coordinador general de IU, Cayo Lara, en la sede de esta formación.

El dirigente sindical ha señalado que las organizaciones empresariales están ofreciendo “formalmente” una subida salarial del 0,9% para este año y hablan de un alza del 1% ó del 1,2% para 2016. El planteamiento sindical, por el contrario, pasa por una subida de entre el 1% y el 1,5% para este año y de entre el 1,5% y el 2% para 2016, condicionada a la evolución del PIB.

Toxo espera que los empresarios se muestren flexibles y no pongan el tope de incremento salarial en el 0,9% “y ni una décima más”, como ha apuntado algún dirigente empresarial. “Me alegro de que Juan Rosell (presidente de la CEOE) diga que van a ser flexibles. Espero que esto se traslade y se concrete”, ha apuntado.

En cualquier caso, el líder de CC.OO. ha subrayado que el acuerdo deberá contemplar una cláusula de revisión salarial para los trabajadores, pues “no se pueden exponer a los salarios a la erosión de la inflación”.

Pese a todo y siendo “muy importantes”, Toxo ha recordado que esta negociación no va sólo de salarios, sino también del empleo y su calidad y de la ‘ultraactividad’ de los convenios, que debe recuperarse tras ser este elemento el que más “ha puesto en cuestión” la reforma laboral de 2012.

Subir el SMI

Sobre el salario mínimo interprofesional (SMI), el dirigente de CC.OO. ha recordado que los sindicatos han propuesto un itinerario de subida que permitiría recuperar el poder adquisitivo perdido en estos años.

En su opinión, el SMI debería situarse en un valor similar al 60% del salario medio, tal y como recomienda la Carta Social Europea suscrita por el Gobierno español, lo que supondría un salario mínimo superior a los 1.100 euros mensuales, frente a los casi 650 euros actuales.