Telefónica

Telefónica | Europa Press

El presidente de Telefónica, César Alierta, ha aprovechado la junta de accionistas para criticar en un discurso distribuido a los accionistas a aquellos “agentes” que defienden de “manera interesada” el concepto “obsoleto” de la neutralidad de la red.

En este sentido, Alierta ha explicado que la competencia en el ecosistema digital ha cambiado y, por tanto, es “imprescindible” que la regulación se adapte para reflejar la realidad de la nueva economía digital, teniendo en cuenta toda la cadena de valor de Internet.

“Telefónica apuesta por la neutralidad digital, es decir, la neutralidad extremo a extremo en todo el ecosistema digital”, ha manifestado el directivo en el discurso que se dio por leído en una junta interrumpida en varias ocasiones por una veintena de instaladores que increparon a los consejeros con gritos como “vuestro beneficio, nuestro sacrificio”.

Así, el presidente de Telefónica ha instado a los reguladores a que se adapten a la nueva economía digital y apliquen las “mismas reglas de juego” a todos los agentes del ecosistema digital para evitar la discriminación y garantizando un equilibrio bajo el principio “mismo servicios, mismas reglas”.

Para el directivo, esto permitirá dar respuesta a las expectativas de los ciudadanos, con la mejor experiencia de Internet, la “portabilidad” de la vida digital, para que puedan usar sus datos, información y aplicaciones de forma independiente del dispositivo o plataforma, y la confianza digital. “Todo ello mediante una experiencia de Internet segura, transparente y privada”, ha aclarado.

Esfuerzo inversor

El máximo responsable de Telefónica ha advertido además que la economía digital precisa de nuevas infraestructuras digitales, que requieren de los operadores un “importante” esfuerzo inversor. “La regulación debe también adaptarse a este exigencia, creando un entorno más favorable a la inversión, mediante una simplificación de la regulación del acceso, que proporcione mayor flexibilidad comercial y que fomente la cooperación y la compartición de riesgos”, ha señalado.

Según Alierta, los despliegues de fibra o de tecnología móvil 4G son los “motores” de la economía digital y requieren que la regulación reconozca a los agentes que “arriesgan” con su esfuerzo inversor y que permitan obtener una “rentabilidad a largo plazo” en estas inversiones.