Las cosas que el Gran Wyoming no se quiere callar sobre los medios y la política

Portada del nuevo libro de el gran Wyoming. │ Planeta

Portada del nuevo libro de el gran Wyoming. │ Planeta

Para el gran Wyoming los medios de comunicación no están funcionando como debieran. Se queja de que se nos bombardea, y además les acusa de recibir dinero en forma de publicidad para que callen lo importante, o al menos que hablen de otra cosa. “Diariamente a través de anuncios institucionales … se están metiendo inyecciones de millones de euros a determinados medios”, asegura.

José Miguel Monzón, tal es su verdadero nombre, aprovechó la presentación de su último libro “No estamos solos” para desparramar críticas contra el Gobierno y algunos medios a través de una entrevista publicada en ElPlural.com.

Al gobierno lo acusa de adoptar “de forma deliberada acciones de una gran crueldad e injusticia contra los más débiles”. Y a ello se agrega la corrupción, que no es una cuestión casos aislados en su opinión.

“Una de las cosas que acaba con la paciencia de cualquiera es que la última trama que ha salido a la luz pública, la Operación Púnica, sea de 2012. O sea, que mientras está todo el mundo está protestando por los recortes y más del 30% de la sociedad gana de media 630 euros al mes por trabajar, hay señores que se organizan para delinquir una vez más. Todavía no se ha juzgado la Gürtel y ya tienen otra trama. Y posiblemente cuando se juzgue la Púnica ya habrá otra”, considera Wyoming.

Justamente para salir de esa intoxicación, publica este libro, en el que relata la vida de personas anónimas que ayudan, que hacen cosas para modificar el mundo. Pero se queja de que ese tipo de gente no aparece en los medios. “Estamos excesivamente bombardeados por todos los que nos están oprimiendo pero no tenemos grandes referencias de los que son un ejemplo, de los que no se conforman con la indignación y deciden dar un paso y hacer cosas cada uno en su ámbito”, explica.

Es tal su enfado con algunos medios que ni siquiera los considera empresas privadas. “Son empresas civiles subsidiarias”, ha opinado en referencia a las que reciben publicidad oficial. “Lo que ocurre es que diariamente a través de anuncios institucionales, como ‘la Comunidad de Madrid trabaja para todos’ o ‘estamos mejorando la Sanidad’, se están metiendo inyecciones de millones de euros a determinados medios que luego no venden un pimiento”, ha añadido.

“Es curioso que medios de comunicación trabajen contra la libertad de expresión”, analiza. Y en esa categoría incluye a los grupos en los que él mismo trabaja y que le atacan por ser crítico con el Gobierno: “Allá ellos. Esa es la paradoja. Pero no me sorprende porque todo está en manos de dos o tres personas. Y si sales de aquí, pues otras cuatro”.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.