El excéntrico Kim Dotcom asegura estar en bancarrota tras gastar 10 millones de dólares en abogados

Kim Dotcom vía Skype. │ Twitter @unboundglobal

Kim Dotcom vía Skype. │ Twitter @unboundglobal

El empresario alemán Kim Dotcom ha asegurado que está en bancarrota después de haber gastado más de 10 millones de dólares en servicios jurídicos.

El fundador de la desparecida megaupload.com y su sucesora mega.co.nz, ha asegurado vía Skype en la conferencia inBound Digital en Londres que tras tres años de batallas legales no tiene un céntimo. “My equipo legal renunció después de que me quedé sin dinero”, aseguró Dotcom. “He gastado 10 millones de dólares para defenderme. Ellos se han quedado con todos mis recursos”, añadió.

Dotcom fue arrestado en 2012 después de un cinematográfico raid policial en su mansión de más de 20 millones de dólares en Nueva Zelanda. El gobierno del país oceánico ha estado trabajando junto a agencias de protección de derechos intelectuales de Estados Unidos para llevar a la Justicia al empresario bajo acusaciones de piratería.

En su apogeo Megaupload era uno de los sitios con más tráfico de internet. Suponía un 4% del tráfico de datos a nivel mundial. El sitio, que permitía compartir archivos, tenía 50 millones de visitantes únicos cada día. La industria del cine siempre lo señaló como responsable de piratería a gran escala.

A Megaupload se le atribuye haber producido un daño por 500 millones de dólares en pérdidas a la industria del entretenimiento al supuestamente violar los derechos de autor de compañías y obtener así beneficios por 175 millones de dólares.

Un año después de que la página fuera cerrada fundó Mega, como un servicio con encriptación para almacenar archivos. La encriptación es su salvaguarda, ya que la empresa no tiene acceso a lo que está almacenando, con la intención de desligarse de cualquier responsabilidad.

El empresario, nacido en Alemania occidental en 1974 como Kim Schmitz, niega todos los cargos que pesan sobre él, entre los que se incluye asociación ilícita, conspiración para infringir derecho de propiedad y lavado de dinero.

Dotcom insiste en que no tiene nada, ni siquiera acciones de Mega, que se fusionó con TRS Investments, una empresa que cotiza en la bolsa de Nueva Zelanda. La operación valoró a Mega en 210 millones de dólares. Sin embargo, Dotcom declaró que no tiene ninguna participación ya que la empresas se encuentra a nombre de su mujer de la que se separó recientemente.

Uno de los principales accionistas de TRS es Paul Choiselat, quien según el New Zeland Herald está siendo investigado en el país vecino por la Australian Securities & Investments Commission por supuesta manipulación del mercado entre otras varias acusaciones.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.