Deutsche Bank deberá pagar 11 millones como responsable civil en un timo de ‘cartas nigerianas’

Deutsche Bank

Deutsche Bank | Elliott Brown

El Tribunal Supremo ha declarado responsable civil subsidiario a Deutsche Bank en un timo de ‘cartas nigerianas’ por el que deberá indemnizar a las víctimas con un total de 11 millones de euros debido a que uno de sus empleados colaboraba con la red de estafadores.

La sentencia reconoce que Pablo D.L.M.F., citaba a las víctimas del timo en su lugar de trabajo, una oficina de Deutsche Bank ubicada en el madrileño Paseo de la Castellana, para dar así “apariencia” y engañar a los incautos.

   “Resulta acreditado que el hoy condenado, empleado de dicha entidad –jefe de caja– y en el desempeño de sus funciones ordinarias, utilizaba dicha sucursal, en la que trabajaba como ‘escaparate’, como elemento esencial para ganarse la confianza de los perjudicados, dar apariencia de verosimilitud a la totalidad de actos de la trama y motivar así el error de las víctimas”, señala la resolución jurídica.

Después de una primera sentencia en la que se eximía al banco del pago de las indemnizaciones, el Supremo ha decidido que la entidad es responsable civil subsidiaria de lo ocurrido por tener a uno de sus empleados colaborando con la banda, que comenzó a actuar en 2005 y que fue desarticulada en 2010.

El mecanismo de engaño consistía en ponerse en contacto, bien por mail o bien por carta, con las víctimas, a quienes se les hacía creer que algún familiar había fallecido y les dejaba una herencia millonaria. En otras ocasiones, se les informaba de que les correspondía cobrar una considerable cantidad de dinero en atención a negocios o trabajos que habían realizado con anterioridad.

Deutsche Bank como escaparate

Con la excusa de que había una cantidad de dinero que había quedado depositada en España, se les instaba a viajar al país, donde se les exhibía un supuesto lugar de seguridad en el que se almacenaba el dinero de la herencia y se le remitía a la víctima a un banco, en este caso, Deutsche Bank.

La Sala reconoce que el empleado que ha sido condenado por estos hechos actuaba “fuera de cualquier directriz o dirección del referido banco, que ninguna participación o actividad realizó” a través de este trabajador. “La entidad bancaria es ajena a cualquier actuación seguida por Pablo D.L.M. contra las víctimas”, explica.

Deutsche Bank sirvió, “sin que la entidad financiera lo supiera”, de “escaparate” para dar visos de seriedad a la actuación de los acusados, siendo el lugar donde se les pedía unos ingresos para pagar unos supuestos impuestos y otros gastos antes de acceder a la herencia o dinero que se les decía que les correspondía, elaborando documentos oficiales y mercantiles ficticios para ello.

En este tipo de estafa, cada paso que da la víctima le supone unos desembolsos de dinero que le exigen los miembros de la organización. La banda tenía integrantes trabajando desde Nigeria, Reino Unido y España.