El fraude con tarjetas en Europa aumentó un 8% en 2013, según el BCE

Tarjetas de crédito y débito   El valor total de las operaciones fraudulentas con tarjetas emitidas dentro de la Zona Única de Pagos en Euros (SEPA por sus siglas en inglés) y adquiridas en todo el mundo alcanzó los 1.440 millones de euros en 2013, lo que supone un 8% más que en 2012, según recoge un informe publicado por el Banco Central Europeo (BCE).

La institución presidida por Mario Draghi destaca que los fraudes con estas tarjetas registraron en 2011 su nivel más bajo en cinco años en términos absolutos, aunque en 2013 han marcado su valor más elevado de los cinco últimos años.

En términos relativos, los fraudes representaron en 2013 un 0,039% del valor total de las operaciones realizadas con tarjetas emitidas en la zona SEPA (que abarca a todos los países miembros de la UE, Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega y Suiza), 0,001 puntos porcentuales más que el 0,0038% de 2012.

El informe del BCE subraya que, pese a este repunte, el nivel de fraude respecto al total de operaciones se mantiene todavía por debajo del nivel observado en el año 2009.

Por otro lado, el estudio recoge que el 66% del valor de los fraudes corresponde a pagos en los que no es necesario presentar las tarjetas, como por ejemplo los realizados por Internet, correo o teléfono. Por su parte, el 20% obedece a operaciones en terminales en puntos de venta y el 14% a cajeros automáticos.

En concreto, señala que, con un importe de 958 millones de euros en 2013, el fraude en los pagos en los que no es necesario presentar tarjeta aumentó en 20,6% respecto a 2012. Además, subraya que, pese al aumento registrado por este tipo de operaciones, el fraude avanza a mayor ritmo.

Por su parte, el fraude en cajeros automáticos registró su primer descenso en cuatro años al bajar un 13,7% en 2013 en comparación con el año anterior, mientras en que el caso del cometido en terminales en puntos de ventas se redujo un 7,9%.