Un joven de 21 años inventa un gel que puede detener el sangrado en 15 segundos

Joe Landolina analiza su invención. │ Suneris

Joe Landolina analiza su invención. │ Suneris

Un joven del Instituto Politécnico de la Universidad de Nueva York ha inventado un gel que puede detener el sangrado y cerrar heridas graves en apenas 15 segundos. El inventor espera que cuanto antes su producto comience a ser usado para salvar vidas por parte del ejército, paramédicos y hasta veterinarios.

Vetigel, tal el nombre de la invención, trabaja usando un polímero a base de polisacáridos que se adhieren a la sangre y forman una malla que sella la herida sin necesidad de ejercer presión sobre la misma.

En una emergencia médica alguien podría aplicar el gel con un aplicador con forma de jeringa sin necesidad de estar preparado para intervenir. El sangrado se detendrá, lo que podría convertirlo en un reemplazo viable de los tradicionales vendajes.

Este gel es la criatura de Joe Landolina, que a sus 21 años es el fundador y CEO de Suneris. El concepto del gel lo desarrolló cuando tenía apenas 17.

“Estaba haciendo pruebas cuando di con dos polímeros que al mezclarse se convierten en una masa sólida. Ese fue el momento ‘eureka’ para mí”, declaraba al International Business Times.

Mientras sus compañeros de la carrera de ingeniería química se divertían fuera de las horas de estudio, Landolina trabajaba en montar su compañía. “Al principio empecé con compañeros de clase, luego tuve que contratar profesionales y adquirir equipo de laboratorio”, explicaba. Fueron cuatro años de investigación.

También contó con el apoyo de la Universidad tras ganar dos premios. Además, le dieron asesoramiento y le ayudaron a conseguir inversores privados.

Actualmente Vetigel está a aproximadamente dos años de lograr la aprobación de la FDA para ser distribuido en Estados Unidos. Mientras tanto el producto recorre la senda veterinaria.

La versión para animales probablemente esté lista desde principios del año próximo en Estados Unidos, Europa, Asia, Australia y África. Estimaciones iniciales sugieren que cada aplicación del gel costará alrededor de 30 euros.

Con la primera aprobación de la FDA, la malla de Vetigel deberá ser removida por un médico, cirujano de ser necesario, y la herida deberá ser cosida en un hospital. Pero Landolina está trabajando en una versión del producto que pueda dejarse y ser absorbida por el organismo.

Plaza Financiera
Plaza Financiera
Plaza Financiera nos acerca una mirada independiente sobre el mercado, la economía en palabras sencillas, la política sin partidismos y las tendencias que están modificando nuestra sociedad.